logotipo jose maria biela marketig digital y posicionamiento local

La tasa de entrega en el Email Marketing.

La tasa de entrega en el Email Marketing métricas y analítica

La tasa de entrega.

 

Cuando enviamos una remesa de correos electrónicos, hay una cantidad importante que rebotan (se pierden por el camino), y otros que aunque llegan al servidor del receptor, son depositados en la carpeta de Spam o no deseado.

 

Llamamos tasa de entrega a la cantidad de correos que llegan a la bandeja de entrada de los destinatarios, y pueden ser abiertos y leídos.




¿Cómo se calcula la tasa de entrega?

 

La tasa de entrega, no es un número que se obtenga directamente, además se suele representar mediante porcentaje. Por lo que para calcularla, tendremos que aplicar la siguiente fórmula:

 

Número de correos enviados, menos el número de rebotes, dividido todo otra vez por el número de correos enviados, y multiplicado por 100.

fórmula de la tasa de entrega

 

¿Por qué es importante la tasa de entrega?

 

Que un email llegue al servidor del receptor no significa necesariamente que se haya depositado en su bandeja de entrada.

 

El principal dato que nos aporta la tasa de entrega, es saber cuántos envíos llegan a la bandeja de entrada de nuestros destinatarios, y cuántos se pierden por el camino.

 

Cómo hemos dicho anteriormente, el número de envíos supone un coste económico en cualquier plataforma de email marketing. Por lo que con una tasa de entrega muy baja, estaremos tirando muchos recursos económicos.

 

Una tasa de entrega alta repercutirá en el logro de nuestros objetivos de conversión, por lo que nuestros ratios de éxito serán mucho más positivos y fiables. 

 

¿Cómo mejorar la tasa de entrega?

 

Existen varios factores que pueden influir en la tasa de entrega, algunos son técnicos y otros mecánicos a la hora de redactar.

 

Configuración de nuestra infraestructura de envíos.

 

Para empezar, lo principal es tener bien configurado nuestro servidor y los protocolos de autentificación, tanto para que funcione correctamente a la hora de enviar los correos, como transmitir a los servidores y aplicaciones receptoras que estos provienen de una IP, dominio, o servidor fiable, para que no les sea denegada la entrega.

 

Una recomendación importante, es utilizar distintos dominios, IPs, DNS, o correos electrónicos distintos, para las comunicaciones habituales o rutinarias, y para el email marketing.

 

De esta manera podremos mantener una buena reputación para los protocolos habituales de trabajo, diferenciado de los usados para las comunicaciones de marketing, promoción, y publicidad.

 

Reducir las quejas por Spam.

Si a nuestros receptores les enviamos correos que ellos no desea, ni les importan, o les estamos saturando con demasiados envíos, sin darles la opción de facilitarles que se puedan dar de baja, o que nos puedan solicitar recibir menos correos, más segmentados, o incluso el cese de envíos. Evitaremos que nos declaren como Sam.

Tener una alta tasa de Spam y rechazos, nos creará una mala reputación en los servidores de correos, y ello reducirá nuestra entregabilidad.

 

Entre las principales buenas prácticas para reducir el Spam están:

 

Mantener una alta reputación.

 

Si nuestro dominio y correo electrónico tiene buena reputación, transmitirá confianza a los servidores receptores.

 

Una vez que tengamos la etiqueta de “mala reputación” en los servidores y filtros, será muy complicado retirarla o mejorarla, y la solución más efectiva será tener que cambiar de dirección de correo o de dominio. 

 

Limpieza de la lista de correos.

 

Cuando detectamos que una dirección de correo rebota, o es declarada spam por el receptor, es absurdo seguir enviándole correos. Por lo que lo más inteligente es eliminarla de nuestra base de datos.

 

Con ello conseguiremos que nuestros ratios de entregabilidad aumenten.

 

Facilitar la baja o opciones de segmentación.

 

Otro comportamiento absurdo por parte de muchos, es continuar enviando correos a alguien que ya nos ha manifestado que no quiere recibir nuestras comunicaciones.

 

Si nos declaran como Spam o no deseado, sin comunicarnos el motivo, nos terminará perjudicando en nuestra reputación, sin que nosotros lo sepamos.

 

Puede que a nuestro lead ya no le interese, porque le estamos saturando con demasiados envíos, o por alguna otras causa, que no quiera seguir recibiendo comunicaciones por un espacio de tiempo.

 

Por ello, es muy recomendable facilitar la baja de las comunicaciones, o preguntarles el motivo, o ofrecerles la opción de modificar la periodicidad de las comunicaciones.

 

Podemos aprovechar el momento en que nuestro lead se quiere dar de baja, para obtener datos que nos permitan segmentar y fidelizarle de otra manera, enviándole comunicaciones sólo cuando alguna publicación le pueda interesar.

 

Personaliza el contenido.

 

Una vez que nuestro correo ya haya superado todos los filtros, únicamente queda el engagement con nuestro receptor.

 

Por lo que si nuestro correo está personalizado, y genera interés a nuestros suscriptores será la clave para que abran nuestro correo.

 

Seguir avanzando …

Me encantaría saber qué te ha parecido.
¿Me dejas un comentario?

Otras publicaciones: